miércoles, julio 06, 2011

La noche americana

Hace unos días el artista español Quique González recalaba en el Mercury Lounge del East Village neoyorquino, dentro de su gira "Desbandados". En ella, de forma más acústica e intimista, recupera material escondido de su discografía y se hace acompañar sobre el escenario únicamente de un músico extra, el contrabajista Jacob Reguilón.

Se trataba además de la primera oportunidad de verle actuar en esta ciudad, una de las etapas de la vertiente americana de su gira (también pasó por otras ciudades como Alburquerque o Chicago).

Ante un auditorio al 90% formado por españoles (eminentemente estudiantes y jóvenes afincados en la ciudad) se presentó algo tímido y con la barba recortada a lo mosquetero. Durante el directo, alternó teclado y guitarra y en algún momento tuvo que pedir algo más de silencio para no alterar el recogimiento de los temas que estaba interpretando.

Entre ellos, "Reloj de plata" o "La luna debajo del brazo", de la que destacó que tenía también letra en inglés (el "I'm coming" del final).

Pero fue la parte final la que tuvo más pegada. Para empezar, con "Vidas cruzadas", muy coreada por los presentes, y tema que parecía poner punto final al concierto.

video

Aunque aún hubo tiempo para una más. Ante la insistencia de los congregados, regaló como cierre una emocionante "Aunque tú no lo sepas", con aroma a Los Secretos.

video

Así acabo el directo de Quique González. Aunque no la presencia de más músicos españoles en los escenarios de Nueva York este verano. Curiosamente, hoy mismo estará tocando Jarabe de Palo en el summerstage de Central Park.

Y tras el artista santanderino se subieron, llegados desde Minnesota, Wavorly, que dejaron un arranque bastante esperanzador de concierto. Lo suyo es el pop de guitarras con altos y bajos en cuanto a intensidad y un batería que le atiza bien duro a su instrumento.

video

Días después, en este caso en el Cameo Gallery de Williamsburg, hubo ocasión de ver a otras bandas emergentes que, como muchas de las que circulan por el circuito de salas de esta ciudad, puede que se queden en nada si no quedan bendecidos por alguna discográfica o revista de tendencias.

Mención especial para estos, llamados Only Son.

Algo psicodélicos y con referentes como Super Furry Animals para situarlos, su cancionero reviste alguna que otra creación para retener.

Aquí, interpretando durante la actuación su tema titulado "My museum".

video