viernes, abril 30, 2010

Historias de Nueva York


Uno siente que estaba incompleto cuando llega a la 'Gran Manzana'. Que le faltaba mucho por ver antes de conocer esta megalópolis, la que muchos consideran capital del mundo y puede que no se equivoquen. Un lugar que transmite familiaridad (al fin y al cabo la cultura popular nos la ha mostrado en películas, series o fotografías en innumerables ocasiones) y enormidad a partes iguales. Pero en la que todo el mundo puede sentirse acogido, tal y como muestra el crisol de razas que allí habitan. No en vano es, ha sido y será punto de partida para el inicio del sueño americano en tantísimas ocasiones.

También Nueva York vive la música de forma intensa, como toda gran ciudad que se precie. Desde el que tararea en el metro a Michael Jackson hasta el barrendero que se arranca con unos pasos de baile mientras escucha improvisar a unos cuantos músicos aficionados en medio de cualquier parque. También en el suburbano es habitual la presencia de sesiones que derivan en auténticos conciertos, en el que no falta el público arremolinado en torno a los intérpretes (que en esta ciudad tienen que pasar además un casting para poder tocar en el subterráneo, toda una garantía para que los oídos de los usuarios no se resientan).

En esta ciudad tampoco es extraño encontrarte de buena mañana en una iglesia en pleno sector financiero de Manhattan, mientras los ejecutivos de Wall Street sacian su hambre en el exterior, con un coro casi adolescente o un dúo de piano y violín repasando un repertorio de piezas clásicas. Un oasis de paz entre tanto frenesí económico en los alrededores. Como sosiego es también el que transmiten por ejemplo unos músicos de jazz en cualquiera de los rincones de Central Park.

Precisamente en el mayor espacio verde de la isla de Manhattan se encuentra un enclave de peregrinaje obligado para cualquier amante de la música. El rincón lleva el nombre de una de las canciones más maravillosas que salieron de la imaginación de John Lennon durante su etapa en The Beatles: "Strawberry Fields Forever".

Dicen que era uno de sus rincones favoritos de paseo por el parque. Emociona adentrarse por el lugar y encontrar el mosaico en el suelo con una sola palabra: "Imagine". Fue a tan sólo unos metros de este lugar, en la entrada del edificio Dakota, donde Lennon fue tiroteado mortalmente, un 8 de diciembre de 1980. La música se quedó huérfana ese día. Nunca sabremos hasta donde podría haber llegado su genio compositivo.

Pero abandonemos el tono nostálgico y quedémonos para terminar con algo más lúdico. Como puede ser la pared que hay dedicada probablemente al espíritu más canalla que pisó esta ciudad: Frank Sinatra. Esto es posible en la que es considerada la mejor pizzería neoyorquina.

En cuanto a un plan más excéntrico, nada como dejarse caer por Coney Island y sus atracciones decadentes pero de encanto innegable. Aquí la mujer serpiente y la mujer come-fuegos le deleiterán a uno mientras bailan de forma hipnótica en alguno de los números de un "Freak Show". Y después, el plan puede ser bajarse hasta la playa y encontrar una sesión de Dj's en pleno paseo. Estos americanos saben lo que se hacen.

video

(El periplo neoyorquino también dio para asistir a un concierto con tres bandas prometedoras de la escena estadounidense, pero esto ya se contará en otra entrada del blog).

martes, abril 20, 2010

Noches sin dormir


No pude quedarme y finalmente entré en un ciclo de noches de insomnio que no me abandona. ¿Cómo pude perdérmelo? No pude quedarme hasta el final del concierto que Niños Mutantes ofrecieron el pasado sábado 17 de abril en Neu! Club en Madrid presentando su nuevo disco, "Las noches de insomnio". Y así me he quedado yo, pasando las noches en vela por perderme la mitad del concierto.

Unas horas antes habíamos estado conversando con Juan Alberto, cantante de la banda granadina, sobre los detalles que encierra "Las noches de insomnio" y nos había anunciado un concierto de dos horas.

Por supuesto, lo que vi me supo a poco pero me da la suficiente autoridad para recomendaros que no os perdáis la presentación en directo de este disco si pasa por vuestra ciudad (de momento son pocas las fechas anunciadas).

Tras una intro que podría haber salido de cualquier película del espagueti western salieron los cuatro músicos y abrieron su actuación con "Días complicados", uno de esos temas que nos muestran unos nuevos Niños Mutantes, que se han calado su sombrero de vaquero y cabalgan por los desiertos del Oeste americano.

Siguieron con más temas de su último disco como "Nada es perfecto" o "Mar y cielo", inspirada en Marcelo, el hijo de Juan Alberto, y pronto empezaron a echar la mirada al pasado.

"Katherine" fue el primer recuerdo de la noche y un escalofrío me recorrió el cuerpo al tiempo que recordaba tiempos pasados... ¡12 años! Le siguió "Itaca" y luego dos temas de su ya penúltimo disco, "Todo es el momento": la magnífica "No puedo más contigo" y la canción de cuento "Sapos y culebras".

Siguieron cayendo grandes clásicos (y el tema de Nani en el disco nuevo, un oscuro "La costilla") de la banda hasta que llegaron a uno que sin ser suyo ya se ha convertido en un imprescindible de sus directos. La versión de "Como yo te amo" pone al público siempre del revés y esta vez no fue una excepción. Llegados a este punto me apetece recordar aquel momento cuando la interpretaron en El Sol hace unos años en la fiesta de nuestro quinto aniversario, ¡qué grandes!

Tras este momento vino "Quiéreme como soy" el tema introductorio de "Las noches de insomnio" y tras éste, "Te favorece tanto estar callada"... y con esta canción tuve que marcharme.

Y aún sigo sin dormir pensando en lo que me perdí.

Ya está grabado el nuevo programa de La Hora de Xavi y Pac, la edición 299, en la que contamos con Juan Alberto Mutante, que nos cuenta todo acerca de su último disco.

Y recuperamos también la colaboración del gran Enrique Bueres, periorista asturiano, gran conocedor musical y descubridor de grandes talentos. Bueres nos recomienda tres delicatessen que podrían estar en cualquier rincón de buen gurmet.

Podéis escucharlo aquí:

La Hora de Xavi y Pac #299 19-4-10 (I)
o si prefieres en iTunes

La Hora de Xavi y Pac #299 19-4-10 (II) o si prefieres en iTunes.

lunes, abril 12, 2010

Programa 298

Ya podéis escuchar la última edición de La Hora de Xavi y Pac, ¡¡y van 298!! Esta semana, The Sex Pistols, Editors, White Rose Movement, Lori Meyers, Los Planetas, Niños Mutantes...

La Hora de Xavi y Pac #298 12-4-10 (I)


La Hora de Xavi y Pac #298 12-4-10 (II)

¡¡¡Os recordamos que también estamos en iTunes!!!

sábado, abril 10, 2010

Bailes metafísicos


Metafísica, existencialismo y religión, entre otros conceptos, se dieron la mano este viernes en la sala El Sol con el bailoteo puro y duro. Aunque parezca antagónico, así fue. Por haber, hubo hasta una especie de juramento colectivo (momento al que corresponde la imagen superior) acerca de amar y no recurrir a la violencia y la energía en la que se convertirá cada uno cuando muera.

Los culpables, Jona Bechtolt y Claire L. Evans o, lo que es lo mismo, Yacht. Un dúo electrónico originario de Portland que había publicado tres discos sin demasiada repercusión hasta que dieron con el mismísimo James Murphy de LCD Soundsystem (parece ser que en una fiesta en la que coincidieron), le pasaron una canción y él les fichó de inmediato para su sello.

Dede entonces todo indica que no les va nada mal. Su "See mistery lights" fue uno de los discos de electrónica mejor valorados de 2009, tocarán en numerosos festivales este verano (en España, en el FIB) y andan inmersos en estos días en una gran gira europea que tuvo como segunda escala este escenario madrileño.

No vinieron solos, lo hicieron acompañados por tres músicos bajo el sobrenombre de The Straight Gaze, dando más empaque a las canciones, que tuvieron un calentamiento previo con los teloneros Bobby Birdman (aunque todo quedaba en casa ya que se trataba del proyecto de dos de los Straight Gaze).

Fue un concierto de esos en los que lo visual es casi tan importante como lo que se escucha. Desde el vestuario -los tres músicos de acompañamiento con esmoquin, Jona de blanco y Claire de negro- hasta las coreografías y las proyecciones multimedia que acompañaron toda la noche, con guiños al público en un vídeo acerca de sus lugares de origen y de que lo importante esa noche era estar tocando en Madrid.

En cuanto a lo musical, su propuesta es eminentemente de las que invitan a no estarse quieto. Ritmos de pista de baile, canciones pegadizas y muchas ganas de fiesta es lo que transmiten desde arriba y también abajo, ya que interactuaron en varias ocasiones con el público de las primeras filas.

El mejor momento de la noche fue sin duda el tema que precedió al bis, "Psychic city (Vodoo city)", que hizo que muchos de los asistentes se entregaran a botar con denuedo y que desde ya se convierte en todo un hit para el que suscribe.

En fin, que a pesar de que un viernes noche uno no se espera que le inviten a reflexionar sobre el más allá o el papel que juegan las religiones en las civilizaciones, lo importante es que fue una grata y amena sorpresa descubrir a este grupo. Habrá que ver con quién coinciden en el FIB, porque igual son una propuesta a no perderse este julio por Benicassim.

martes, abril 06, 2010

Repartiendo los últimos dorsales

Así parece que anda el FIB, ultimando los nombres que completarán la convocatoria de este año. El último reparto se conocía hace bien poquito y ha deparado como gran titular la confirmación del rumor que ya apuntábamos en este blog hace algún tiempo: la presencia de Julian Casablancas, líder de The Strokes, para presentar su primer disco en solitario.

A él se unen otros nombres conocidos como los de DJ Shadow, Goldfrapp o The Sunday Drivers, sin olvidar a Alondra Bentley o a Boys Noize. El listado completo, aquí.

Un mes en la bodega de un barco

Tanto como un mes no ha sido pero casi, casi. Y es que fueron numerosas las noches vividas en la madrileña sala Moby Dick durante el pasado mes de marzo, celebrando junto a ellos sus 18 añitos. Alguna la reseñamos en su momento en este blog pero otras no, así que, aunque sea de forma breve, dejamos constancia de las siguientes citas.

Brendan Benson: era una de las veladas programadas de este artista estadounidense (conocido también por ser el otro 'frontman' de The Raconteurs junto a Jack White) por suelo español que luego se quedó en velada en singular. Primero porque suspendieron en Barcelona a causa de la nieve que colapsó esta ciudad (parece mentira con el sol que luce ahora, pero hace un mes estábamos todavía metidos en lo más crudo del crudo invierno) y después por enfermedad de uno de sus músicos (que en Madrid debía estar latente aún).

La cita, aunque no defraudó, prometía algo más por la gran expectativa creada (lleno absoluto y muchas ganas de escuchar 'power rock' del bueno). Quizás fuera el cansancio acumulado o la falta de plenitud de facultades en el componente enfermo (también pareció que el propio Brendan no andaba en su mejor noche). Aún así, brindó buenos momentos como por ejemplo este "A whole lot better" que abre su nuevo trabajo.

Mañana: con el trofeo de ganadores del concurso de maquetas del Contempopranea bajo el brazo se presentaban los sevillanos. Banda a la que habrá que seguir la pista, no sólo han firmado un debut sin canciones de relleno sino que además consiguen llevarlas al directo captando todo el interés del espectador con unas letras muy logradas. Apuntan maneras, como unos Lori Meyers más escorados hacia el folk americano.

En marzo como en december: así se tituló la noche que reunía a tres bandas muy vinculadas con la sala. Los primeros, Diecisiete, dúo entre el ruidismo y la épica comandado por Mae en voz y guitarra y Susana a la batería. No es fácil sonar como un grupo entero siendo sólo dos y ellos lo consiguieron. Después Mi pequeña radio y su colección de canciones pop directas fueron calentando el ambiente de la sala recurriendo también a su versión de "Ni tú ni nadie". Por último, Layabouts volvieron a sonar compactos aunque rebajando revoluciones a su contundencia de otras veces.

The Sunday Drivers: han sido la banda más reseñada por este blog en los últimos tiempos, así que ya queda poco más por añadir. Baste señalar que fueron los elegidos para la noche de celebración del aniversario de la sala y que se marcaron un directo de aúpa, por encima de lo vivido días antes en Londres, demostrando que no se puede tocar mejor que como ellos lo están haciendo.